domingo, 30 de noviembre de 2014

Diciembre

Sinceramente, me parece un mes difícil desde hace unos años. Nostálgico, complicado, lleno de recuerdos y tristeza que me embarga conforme se acerca la Navidad y las reuniones familiares. Un mes con demasiado peso.

Iba a escribir sobre otra cosa, pero... me choca tener esto atorado entre ceja-oreja-garganta. 

Me acuerdo de las fechas cuando mi abuelito vivía, mi abuelita preparaba los buñuelos en año nuevo y los tendederos estaban repletos de la masa oreándose para en la tarde-noche meterlos a la manteca hirviendo. Cuando todo el día sonaban los vinilos de Juan Gabriel y bailaba con mi tío o cantaba con mi abuelo, qué decir del disco de villancicos con Lucero, Mijares, Daniela Romo, Timbiriche y demás cccccelebridades del mmmmedio artístico. 

Preparar con mi mamá la pierna, inyectar un día antes el pavo con cocacola, tequila, pimienta y sal para que quedara jugosita y perfectamente condimentada. Los aromas del axiote con naranja y pimienta, el comino con tomate verde y chile verde, el aroma del caldo de res con cebolla y ajo, el bacalao (al que siempre le robaba las aceitunas). Lavar las uvas, robarte algunas. Ir al mercado por lo que se olvidó. 

Poner la mesa... "cuchara, cuchillo y tenedor; cuchara, cuchillo y tenedor", me repetía cada que debía repetir la operación. 

Después meternos a bañar para ponernos guapos para la ocasión. Mamá y yo, siempre éramos las primeras. Mi tía llegaba con mi tío y mis primos. Y siempre que ya estábamos a punto de servir, tocaba mi tío Pancho. Las maldades de él durante toda la cena. Las risas. La sidra rosada. Las cosas buenas y las cosas malas. 

Me hace recordar demasiadas cosas: las personas que se fueron, las personas que murieron, las que decidieron irse, quienes creí que se quedarían o con quienes sentí que me quedaría. Las canciones que ya no canto. Los sueños rotos y mi corazón roto. La persona que fui y ya no soy. 

Me choca Santa Claus porque nunca me trajo nada y no porque me portara "mal" sino que jamás me hicieron tener fe en él. Además viejo panzón y ridículo que entra como ladrón a las casas. No me gustan los renos, en mis tiempos (#TíaCuervo) no habían esas cosas de "Rudolph", nel, era Rodolfo. Y era cantar las del burrito sabanero, que "me dejó una chiva, una burra negra, una yegua blanca y una buena suegra". No había el boom de los muñecos de nieve como adornos caseros. Todavía se adornaba con nochebuenas, esferas y algunas lucecitas de colores en las ventanas o las marquesinas de las casas. Me caen mal los renos y los muñecos de nieve porque nunca he visto uno de sus animales ni he hecho un muñeco de nieve. Lo más cercano que tenemos es el granizo, pero ps... no mamen, no es lo mismo. 

No me gustan esos adornos. Me gustan las esferas, esas que con un estornudo se rompían y te regañaban... jajaja. Ésas cosas me gustan. Me gustan las nochebuenas, aunque se sequen en enero o quizá en febrero. 

Me gusta cocinar aún algo de la cena, aunque sea simple porque por el trabajo no puedo hacerlo de lleno, como antes. 

No sé qué haré este diciembre donde estaré llena de alergia (como en los anteriores) y nostalgia y tristeza. Definitivamente, no me gusta este mes. Se me agolpa todo. Me deprimo demasiado. Y será, como en los anteriores, otro diciembre sola... y eso me parte el corazón... 

**** 
Y la que nunca puede faltar en cualquier disco de Navidad: 




viernes, 28 de noviembre de 2014

Mi situación sentimental

Ayer cuando llegué a casa me encontré con un campo de batalla. A mis papás se les había ocurrido pintar la cocina y lo hicieron con pintura de aceite, o sea toda la casa apestaba a thinner. Y debo admitirlo: les quedo bonita y le dio otra vista a la casa. Mi madre quiere que quede re-pintada antes de que acabe el año. 

(En mi cuarto quiero pintar algunas frases, dibujos, caricaturas que me gustan mucho o unos cuervos; pero no soy hábil, entonces desde hace dos años Trick y yo hemos planeado que vaya a pintar mi cuarto; pero… ps… no se ha hecho nada). 

Como la casa apestaba, mis perras y yo andábamos bien japis con sonrisa rara y toda la cosa. Mis papás tenían dolor de cabeza, por obvias razones, tanto aspirar esa madre… 

Me acosté con el estómago revuelto por el olor y me desperté igual. 

Lo chido: dormí como angelito. Entonces, yo creo que tendré que hacerle a la mona como método terapéutico #YaMeVi. Me noqueó muy feo el olor y me hizo descansar. 

Lo malo: creo que he estado tan tensa que amanecí con dolor en un abrazo, quizá de tan engarrotada que dormí y apreté mucho los dientes del lado derecho y me amaneció doliendo la quijada, precisamente de ese lado. Todo mal. 

Lo jodido: aún traigo el olorcito metido entre la garganta y siento que si me sueno la nariz, SEGURO, olerá a pintura Comex (no le pregunté a mi madre si era baja o libre de plomo D:). Ya estoy muy asqueada. ¿Cómo pueden los chemos drogarse con esas madres? La mota como sea, huele rico y se antoja; pero ¿neta la mona les "sabe" bien? En fin… 

**** 
Lo bonito de hoy: ¡los escuincles no fueron a la escuela! 

¡HERMOSO! 

No había nada de tránsito, tan sólo de mi casa al trabajo hice 45 minutos, gran tiempo y eso que salí tardísimo. 

No culpo a los escuincles, los papás son los que hacen el desmadre al estacionarse en doble o triple fila (grgrgrgr) y los camiones que hacen "base" para que se les llene el camión. Pero. No, hoy no. Todo fue muy bonito. 

Me fui sentada en el camión. Leí un poco. Llegué de volada al metro. Éste venía relajado y vacío. A las 8 ya estaba en auditorio. Oh… ¡felicidad! 

¿Mi situación sentimental? Descansada, relajada y sin alergia. ¿Moneada cuenta? 


jueves, 27 de noviembre de 2014

Nada de adopciones

Bueno, después de salir con Lu por primera vez, me animé a conocer a Sergio. Él es un chico un par de años mayor que yo, estudiante de ingeniería geofísica en la UNAM, regresó a vivir con sus padres, tiene el cabello largo y una perforación en la nariz, es delgado y un poco más alto que yo. Decidí salir con él porque me gustó su voz, una vez hablamos por celular y me agradó, ya en la cita me contó que había participado en podcasts y todo cobró sentido.

Aquel día antes de llegar con él, tuve problemas con el taxi que abordé, así que cambiamos el punto de encuentro y después caminamos a Ciudad Universitaria por eje 10, pasamos al Superama por unas cervezas y fuimos a beberlas cerca de la Facultad de Medicina, él fumó mota y bebió lo suficiente. Fuimos por uno de sus amigos chilenos y seguimos platicando, los tres.

Me cayó bien por dos razones muy sencillas: una, me gustó su compañía, era muy relajado y me hacía girar la ardilla y, dos, porque me hizo recordar mis épocas de estudiante cuando bebía cerveza "clandestinamente" en CU. Fue un rato divertido y simpático.

Días después me hizo una propuesta: sexo. No acepté.

****
Casi un mes después, quedé de verme con Diego, de quien escribí aquí. Hubo química, mucha química y entendimiento, era inteligente, coqueto, guapetón e independiente. Salimos un par de semanas todo porque yo la cagué (sí, sí lo acepto) porque publiqué un tweet donde puse que tenía un ligue chairo que me llamaba hipster y fresa. Debo aceptarlo: me cagaba esa actitud y postura de él, que me criticara, además de querer controlar mi tiempo.

Él quería que quedara con él, pero yo no estoy acostumbrada. Intento ser muy dueña de mi tiempo y acoplar tiempos con el otro, mas no que el otro me decida esos tiempos, eso nunca me ha gustado.

Este hombre, un día me hizo un drama porque se le "ocurrió" poner mi nombre en el buscador de Google y encontró "casualmente" mi cuenta de Twitter y se puso a leer mis tuits, me la hizo de jamón con queso, y pues yo andaba de fiesta con Caro, pero pues tuve que salirme a hablar como 20 minutos con él porque se enojó y entendí su enojo, la cagué feo. Aunque, creo, tampoco me merecía todas las cosas que me escribió.

Luego de hablar con él, a la mañana siguiente me mandó un mensaje de texto a mi celular donde me expuso que no quería volverme a ver eeeeen-la-viiiiida y pues cosas feas, bastante feas. Y pues... pasé al siguiente.

O sea, darme de baja de la página y adorar mi soledad. (Peeeero... no es del todo cierto).

****
Luego de Diego, conocí a otro Sergio, Aldo, Memo (pero platico con él por Skype porque vive en Saltillo) y platico con un par más que valen la pena por whatsapp o por Facebook. La neta, los demás me dan hueva y sólo entro por diversión y a pitorrearme. Y ya. Se acabó.

Oh, los recuerdos...

Hace unos días, estaba organizando los boletos de los conciertos a los que he ido a lo largo del año (sí, los guardo porque me da nostalgia, igual conservo mis agendas desde 2010, que fue la primera, cada año las guardo y leo lo que escribo, recuerdo fechas, citas, momentos importantes y algunos dolorosos, soy una acumuladora de lo peor) y me encontré con un texto que le escribí a mi ex de la prepa, mi primer amor, éEeEeEse que te marrrrca la vida para siempre. He de aceptarlo: me dio mucha nostalgia porque era bieeeeen cursi con todos los textos que escribía y él nunca los entendía. (En realidad, sigue sin entenderles jajaja). 

Total que encontré el dichoso texto y me puse a leerlo y solté la carcajada y después se me salieron un par de lágrimas y volví a sonreír. (¡Pinche bipolar!). Recordé el momento en qué se lo escribí, lo mucho que lo amaba y todo lo que pasamos juntos, entonces, me puse a buscar otros textos que tengo guardados, los cuales fui encontrando a lo largo de los años porque según yo había tirado todo lo referente a él, y me acordé de los buenos, los malos y los peores momentos a su lado.

"...contigo tengo un rayito de luz y esperanza en ese espacio obscuro, el cual me atemoriza. Y te quiero por la simple razón de que cuando tengo ganas de llorar estás ahí para animarme, cuando lloro nunca me dejas y me brindas tu hombro como apoyo a mis lágrimas, porque cuando necesito un abrazo estás tú, cuando necesito una palabra de aliento te tengo."

Y es muy curioso porque pese a TODO aún sigo viendo a este ex, sigue siendo mi amigo y aún sigue estando para cuando más lo necesito (principalmente cuando tengo cruda marca Diablo o cuando me estoy muriendo de la gastritis), creo que cambiamos y maduramos, pero nada más. La amistad, mientras la cuidemos, ahí seguirá.

Oh, los recuerdos... *sonríe*

****


(Sí, me gusta mucho Enrique Guzmán).
****
Al rato: historia de AdoptaUnChico, ahora sí.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

¡Sílbale a tu madre! (Alto al acoso sexual)

Y es que luego me dicen que soy una exagerada con lo que pasa en las calles, el acoso, los chiflidos, los "halagos" y que me porto como una feminazi que quiere dividir a los hombres y a las mujeres y no, la verdad no.

Antes ya lo he escrito porque me han dicho "mira, mami qué rica estás", me han agarrado la nalga como si estuvieran calando aguacates, entre otras historias bien macabras que nos pasan a las chicas.

Sin embargo.
Gracias al blog de Memo di con este vídeo de Perú:


Aquí una campaña con la que me solté a reír a carcajadas en la oficina porque me parece bastante cómico (y kármico) que le digas "pero qué rica estás" a una mujer cualquiera y de pronto ¡zham, cabrón, es tu mamá!, y ella te empieza a cagar en la calle y ¿a ver, machito, dile algo a tu jefa? No sé, me los imagino con los huevos en la garganta y eso, me parece cagado y catártico.

¿Qué les pareció?

25

Estoy demasiado cansada, agotada, aburrida. Y todo, todos, me parece extraño. He tenido mareos por no dormir bien. He tenido mucho trabajo y responsabilidades que si bien no me gusta tener, ahí están y son mías porque soy responsable de ese trabajo. Tengo pendientes colaboraciones. Ojeras, cansancio y muchas ganas de dormir. 
Creo que los 25 no me sientan muy bien o aún no me acoplo a ellos. Aún me cuesta trabajo aceptar que le tengo un pánico terrible a los compromisos, que no me gustan las etiquetas y que no sé qué diablos quiero en el plano amoroso en este momento... ¿una relación formal?, ¿un noviazgo?, ¿un free?, ¿un amigovio?... no lo sé, se me dificulta saberlo. Ya ni siquiera quiero o deseo planear cosas ni momentos ni escenas ni viajes... a veces es mejor vivir como viene la vida y dejarte sorprender. 
Estoy demasiado apática estos días, estas últimas semanas, no me sientan bien las responsabilidades... 

Lo bueno: tengo una cita el sábado con el muchacho que me gustó de mi fiesta. Estoy emocionada. 

(Ya mejor me voy a poner a trabajar, que luego me estoy quejando que pierdo el tiempo jejeje). 

martes, 25 de noviembre de 2014

Fotopost: Cosas que todo godinez hace

Pues como publiqué hace poco, vamos a comer a un parquecito donde se reúnen godinez encorbatados, trajeados (en el caso de ellos); con taconazo y peinado elaborado (algunas, no todas, en el caso de ellas) y pasan cosas bien curiosas. Algunos llevan su mantelito de cuadros para sentarse ahí a tomarse sus sagrados alimentos en tuppers o envases de unicel, en sus bolsas de súper mercado. (Digo: yo igual llevo mi comida en tupperware y en bolsa de ésas que venden en los tianguis con figuritas y esas cosas. Siempre saco mi servilleta, mi cuchara y a comer se ha dicho, igual mis compañeritos llevan sus tuppers o sus tortas y sus refrescos comprados en el puesto de la esquina o en el "K" porque sale más barato... ante todo ahorrar, no vaiga a hacer que uno pierda millonadas jajajaja #Sarcasmo).

Bueno, aquí vemos a una maravillosa mujer godín que, al no tener tiempo en casa ni en las mañanas porque sale corriendo al trabajo, aprovecha su hora (valiosísima) de comer para depilarse el bigote, las cejas y ¿las mejillas? (¡Qué cabrón!). 

Note usted las bolsas de plástico, clásicas de esta especie chilanga, ubicada en Lomas de Chapultepec. 
Otro día, encontramos a un oficinista trajeado y abatido echándose su (no despreciable) coyotito (lo envidio, siempre me da el mal del puerco) al calor del solecito invernal, aire y un poco de sombra de los árboles de alrededor. 
¿Comer? Nel, yo me voy a echar una jetita pa' cargar la pila y regresar a la chamba al cien. 

Es cierto decir la palabra "chambear" o la "chamba" es muy godín. Me empieza a afectar... jajaja. Creo que soy de esa especie extraña y trajeada, pero sin traje y sin tacones y sin esas pretensiones de wannabe. Sólo soy una asalariada clasemediera que odia el tránsito y Santa Fe... (y las arañas y el metro). 

Este cartelito bastante curioso me lo encontré en un baño en Tenango del aire, en el Estado de México, donde fui el sábado con mis compas (¿ya soy de un grupo criminal-terrorista-antiEstado-conspiracional-espía-homicida en potencia? Ah, qué gobierno y sus metidas de pata, pero ya escribiré de eso en otro momento...) de Marnuj para hacer una entrevista a un artista y está vacilador y muy puntual. Nunca me habría imaginado eso en un pueblito, pero deberían ponerlo en el defe porque luego son bien puercos y las mujeres igual. 


Orine sentado y atínele chido. 

En  esta fotografía vemos a un grupo de godinez disfrutando sus alimentos en bola y agradable compañía, muy trajeados, muy trajeados, pero bien chulos con sus tuppers y sus envases de unicel con comida corrida o sus tacos en aluminio. Porque los godinez también hacen picnic. 

El traje nunca falla y la corbata jamás se mancha
El día de la marcha, donde sonsaqué a mis coguorquers para ir. Aquí la prueba de que somos unos jóvenes que buscamos la paz de México. 

Y el señor Bale que me alegraba todas mis mañanas, pero ya lo quitaron y pusieron una publicidad de Nescafé, ya no me puedo echar mi taco de ojo. 

Tan guapo él, aunque sea Moisés y yo no sea religiosa. 

domingo, 23 de noviembre de 2014

¿La revolución piensa en el pueblo?

"Pertenezco al pueblo. Pero ¿no es el pueblo el que hace funcionar el mundo? ¿Acaso no es el pueblo el explotado? ¿Qué revolución es ésa en que se alardea de palabras complicadas que el pueblo no entiende? ¿Qué clase de cambio social es ése? Yo también quiero mejorar el mundo. Pienso que, si alguien está siendo explotado, esto tiene que terminar. Y de ahí vienen mis preguntas. ¿Tengo razón?
(...)
Entonces llegué a la conclusión de que todos aquellos tíos eran unos impostores. Que se sentían felices fanfarroneando con palabras complicadas, que sólo pretendían impresionar a las alumnas de primero y meterles manos bajo las faldas. Y que, al terminar cuarto, se cortarían el pelo, buscarían un empleo en Mitsubishi-Shôji, en Tokio Broadcasting System, IBM o en el banco Fuji, se casarían con unas bellezas que no hubieran leído a Marx en su vida y les pondrían nombres repelentes a sus hijos, de ésos rebuscados. ¿"Abajo la comunidad industrial-académica"? Era para llorar de risa..."

Haruki Murakami, Tokio Blues. 

(Y la neta es que este pasaje queda como anillo al dedo con todo lo que está pasando en México y las manifestaciones y el cambio que se busca).

Yo no creo en la iglesia, pero creo en tu mirada...

Bueno, Fabiola me hizo la invitación para que la acompañara al concierto de Calle 13 y pues como me gustan las rolas de este grupo acepté gustosa. Fue en el Palacio de los Deportes (o Rebotes, da igual, se escucha medio pinche el sonido ahí) y tuvo de todo un poco: emoción, buena música, padres de Ayotzinapa, regalos, gritos, lágrimas, risas, baile, chiflidos, buena vibra... ¡pura cosa buena! Fue un gran concierto. Gracias, Fabs.
****

Antes de tocar el grupo principal, tocó Monsieur Perine, quien hizo un llamado a que México no está solo, que todo el mundo y América Latina nos está apoyando y que están conscientes de la problemática por la cual está pasando el país. Aquí un audio:



Y ya haciendo una crítica más en forma de cómo tocó Monsieur Perine: no me gustó. Me gusta su música de estudio, pero -sinceramente- Catalina descompone horrible las letras y se desfasa muy cabrón, no prende y le falta energía. Además desafinó mucho y si no los conociera de antes, seguro no los buscaría para escucharlos y volverme fan. Mal ahí. No iré a un concierto de ellos. (Muy, muy, muy pinche su presentación aunque eso no le quita lo guapa a ella y lo buenérrimos que son como músicos).

****
Cuando entró Calle 13, puf... todo el Palacio se prendió, todos gritando y aplaudiendo. En cuanto tocaron la primera rola todo mundo empezó a bailar, a gritar, nadie dejó de corear sus canciones. Todos contamos (o casi todos) hasta 43 y gritamos "¡justicia!". De hecho el lugar se volvió loco cuando Residente empezó a cantar Aguante (yo sí me puse a cantar, gritar... lo bueno: en el audio no se distingue mi voz):



Después volvió a prender caaaañón con la de Adentro y Ojos color sol, la cual se la dedicó a su hijo. Pero aquí un audio de la primera rola (pa que se dé un quemón y compruebe que no le miento, aquí en-su-blog-de-confianza):



Enseguida de que tocó esta rola, hizo un llamado a que Calle 13 siempre da voz y apoya a las causas, por lo cual, cedió el espacio para que familiares de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa contaran su caso y su lucha frente a las personas que estábamos ahí. Gritamos: "No están solos", "justicia" y algo más que de seguro se me está olvidando... pero, aquí el audio (está largo, dura 11 minutos, pero está chido que lo escuchen para que calen lo que pasó por allá).




También tocaron "Atrévete", "Latinoamérica" en compañía de Lila Downs, "Respira el momento", "Multiviral" con Tom Morello, "Un beso de desayuno", "Muerte en Hawaii", "La vuelta al mundo" y quizá algunas más que se me están olvidando.

****
Al finalizar, saliendo del Palacio nos dieron unas bebidas de Del Valle sabor durazno con trozos de fruta (me sorprendí como si nunca hubiera probado algo igual, neta). Y al llegar al metro, me encontré 100 pesos, así que prácticamente no gasté dinero para mi taxi. Oh, qué buen sábado y buena suerte... 

(Y bueno, ya me voy a dormir... estaba tan emocionada que quería decírselos *sonrisa*). 

jueves, 20 de noviembre de 2014

El correo que me hizo el día

Ayer estaba trabajando bien chido, clac clac aquí, clac clac allá, fallas en el internet que nos retrasan, escribiendo en chiiiinga mis notas para irme a comer con calmita y ¡zham! que me llega un correo del amigo de Male. Y me mandó una foto del famoso pollo-popote impráctico, pero vacilador.
Pollo vacilador con mujer haciendo cara chistosa
Fotógrafo: Él. 


Y su correo, aunque no puso gran cosa, sí me puso de buenas y feliz y me hizo el día y... y... *suspira* ahora espero a que me responda.

La verdad estuve toda la tarde pensando qué diablos escribirle y que no me viera tan "no mames, quiero salir contigo", entonces... creo que no quedó tan mal el correo y es sencillo y no taaan directo, lo cual está chevere. Y aunque estuviera bien de "te lanzo el chon descaradamente", ps ya lo envié y ahora espero la ansiosa respuesta de D *corre en círculos*

****
Por cierto, si puedo y no llego tan madreada de la marcha, les subo la siguiente parte de la historia de AdoptaUnChico, si no, es seguro que el viernes la tienen :D

Disculpen los inconvenientes, pero ahora sí ando ocupadísima con mis tareas, libros atrasados, especiales para el trabajo y el trabajo mismo...
****
Nos vemos en la marcha, no falten (o vayan a la obra Soy yo en Tasqueña).

miércoles, 19 de noviembre de 2014

La marcha de mañana (post largo)

Todos mañana a la marcha. Basta de quejarnos de que estamos hasta la madre del gobierno, de los abusos, de las desapariciones, de los muertos, de la violencia... es momento de marchar por un cambio en el país, pero antes de cambiar algo macro cambiemos nosotros, un ligero cambio como no tirando la basura en la calle, respetando al ciclista, respetando al peatón, respetando las paradas exclusivas, informando e informándote sobre los avances en tu colonia. 

Mañana la cita es a las 5:30-6:00 en la Suavicrema y todos a vestirse de negro. No caigan en provocaciones de esos locos que creen que trabajando como negros y ganando 4 pesos van a salir de jodidos y van a cambiar al país, mientras que nosotros, los que marchamos, somos los huevones, los que afectamos al país y que pues malditos seamos por revoltosos. Y ya los veo en Twitter y Facebook diciendo: "PINXS HUEVONES, EN VES DE MARCHAR DEVERIAN PONERSE A CHAMBIAR, ESO SI KMBIA AL PAIS, REVOLTOSOS"

Si no pueden ir, luchen desde su trinchera, en el trabajo, en la oficina, en la escuela. Informen y vístanse de negro como protesta, pídanle a la familia que se vista de negro, a los amigos, todo es cuestión de informar a otros, de pasar la voz. 

Si van a la marcha, nos vemos por allá mañana. 

RECUERDEN: Habrá policías por todos lados, principalmente vestidos de civiles, informando por radio a la SSP sobre posibles anarquistas o provocadores, por lo cual, les pido enormemente que nos cuidemos los unos a los otros y protejamos a la banda que asista. 

Y si no les late que los mande a la chingada porque creen que yo soy parte de esos revoltosos que nomás les hago tránsito al por mayor, que les quito espacios públicos para vandalizar, que yo soy la que rompe cristales y se piensan poner estúpidos porque AY KOMO DIABLOZ VAN A KMBIAR A MX KN SUS MARCHAS, PINXS ANARKISTAS, LOS ODIO, pues guarden sus comentarios y denle a otro lado y no mosqueen. Sólo espero que un día una bala no les toque, que un ser querido sea detenido impunemente, que una desgracia no la vivan porque ahí sí querrán solidarizarse. 

En mi caso, no es sólo Ayotzinapa (porque yo no soy Ayotzinapa), es por los miles de muertos y desaparecidos desde 2006, por los de la guardería ABC, por los feminicidios en el Estado de México, por las detenciones arbitrarias, por los abusos de autoridad, por el mal gobierno de EPN, porque el país está muy jodido y porque lo hemos dejado llegar a este grado y pues ya basta. Por eso, voy a marchar, por mi causa y deseo ver a un México mejor donde no se tengan toques de queda, donde mis sobrinos puedan salir a jugar o a la escuela sin tener miedo de que una bala los pueda alcanzar. Así que...¡nos vemos mañana! 

****
Si no van mañana, de menos cultiven su espíritu y vayan a la obra de Walter Aguilar, Soy yo, la cita es a las 6:00pm, está buenísima y eso sí vayan muy open mind porque hablan sobre una historia alterna sobre Cristo y Judas... así que además de criticones y activistas de sofá son cerrados religiosos pues mejor quédense en su casa tuiteando o posteando pendejadas mientras nos carga el payaso a todos. 

La dirección de la obra es: Casa de la Cultura Ricardo Flores Magón, ubicada en Calzada de la Virgen s/n esquina con Canal Nacional, Col. Carmen Serdán. (Muy cerca de metro Tasqueña) y si van me cuentan qué les pareció la obra y lo más importante para pasarle los comentarios a Walter, vayan, vayan. 

Ayer les iba a escribir, pero...

el maravilloso Infinitum del señor Slim nomás me quedó mal y me perdí la última clase de mi taller de periodismo narrativo y me dio mucho coraje.

También me perdí el vídeo de la honorable primera dama de México dando explicaciones sobre su casa en las reputísimas Lomas de Chapultepec.

Y no vi los memes ni estuve en el cotorreo intenso en Twitter y Facebook sobre esta cuestión. En fin... lo que una se pierde por no tener internet y tampoco pude mandar mi texto completo para Marnuj, no se la pierdan, ya mero sale y en este número hablaré sobre el porno.

Argh... y se me olvidó lo que les iba a escribir ayer, pero ps ya estoy aquí reportándome con ustedes, a pie de cañón, sí'ñor.
****
Awww, recibí un correo que me puso muy feliz y al rato les cuento el chisme que en la oficina no puedo extenderme como blogger manda y apremia.

Es mi hora godinez para comer. Ya me voy al parquecito donde acontecen cosas vaciladoras de oficinistas y trajeados jojojo. Pronto fotopost.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Sobre el baile vacilador

Pues... nadie llevó objetos vaciladores, qué lástima.
En términos generales me la pasé bien, muy bien y me dio gusto ver a las personas que fueron y fui feliz con esas presencias. Gracias a los que fueron.

La verdad, me la pasé, al principio, mal porque no les pareció el lugar que había escogido y se estaban quejando de los precios, la mesera fue muy pesada, aunque ya después se le pasó. En ese momento, me estaban diciendo "hubiéramos ido a tal lado/aquí o allá" y grgrgr me dio mucho coraje porque les pedí recomendaciones y pinches nadie dijo nada.

Total que pasado eso, se tranquilizaron las cosas y empezaron a llegar los demás. La cosa se puso hermanada y, sinceramente, me empezó a valer un poco madre lo demás.

Tocó la banda, las cuatro piezas pinches, se retiraron. Dianela y Grumpy se desaparecieron por tiempo considerable. No la estaban pasando muy bien. Llegó Fabiola, brindó, se tomó una chela y se fue porque vive lejos.

Bailé amenamente con el amigo de Male, muy guapo él (hablaré de esto más adelante jojojo), y me divertí en el bailongo. Jesús, mi ex dealer de gordura en mi ex trabajo pinche de Santa Fe, me contó unas cosas bien cotorras que le dijeron esos pendejos, ya después se las escribo. Todo transcurrió bien y me empecé a relajar y divertir, ése era el punto.

Llegó el resto de los muchachos.

Dianela y Grumpy se fueron un muy bien rato, como una hora o más, que porque fueron a cenar. Cuando regresaron, yo me molesté porque ps entiendo las ganas de cena, pero... ¿neta se tenían que desaparecer? Si no se la estaban pasando bien, nomás bastaba decirlo y ya, se podía buscar una solución.

Poco a poco se empezaron a ir y Dian quería ir al Marra a seguir la fiesta, pero pues yo seguía bebiendo con mis compañeros de Marnuj así que enojada decidió irse con Grumpy porque se estaban aburriendo.

Pagamos, la mesera se puso punk por la propina y blablablá, tomamos nuestras chivas y adiós. Pasamos a un oxxo por unas chelas, me dejaron en mi casa y fin.
****
Ahorita me duele mi rodilla después del madrazo que me di hace dos semanas sobria y creo que sí debo ir al médico a que me revise porque aún no se me quita la pinche bolita que tengo y me provoca dolor cuando termino de andar en bici o camino mucho o, como ayer, que bailé.
****
El amigo de Male. Puf, muy simpático, agradable, simpático y ¡bailaba! Siempre agradezco a un morro que baile, pero que además tenga simpatía y mofarse de sí mismo sobre sus no-tan-malos pasos, es súper chingón y guapo.
Tiene 28 años y no los aparenta (punto para Griffindor). Es flaquito y tiene bonitos ojos y sonrisa. *suspira*
Si alguien sabe algo de él, (cof, cof... ¡Male!) denúncielo en este blog para invitarlo a salir y platicar.
****
Aprendí una lección muy importante en esta ocasión: puedes ser muuuuuy open-mind, muuuuy buen pedo con tus ex, acabar chingón con ellos, ir a fiestear con ellos e, incluso, invitarlos a tus fiestas de cumpleaños y todo sale bien. Pero es un caos cuando llevan a su actual novia y más cuando ésta está medio cucú de sus cabecita. Al despedirse me dijo: ay, estás muy guapa, en verdad. Me imagino que mi hija va a ser igual de guapa que tú y voy a seguirte...
(Seguro así será, pinche stalker ¬¬. Por un mundo sin novias stalkers y que yo no acabe bien con mis ex novios).
****
Gracias a los que fueron, se los agradezco mucho y de todo corazón me divertí al lado de ustedes, corazones de melón.

A los que dijeron que iban a ir y no fueron, que me prometieron que irían y lo juraron y la verga de ocho patas...¡púdranse por mentirosos! Y también por no contestarme los mensajes, infames. (Beibi yisus llora con sus pendejadas).

sábado, 15 de noviembre de 2014

Estoy tristísima…

Se llevaron a la hija de La Chiquita :( y me parte el corazón porque ella está llorando, buscándola, excitada y desesperada y yo le fallé. 

Alguien se la llevó en la madrugada, lo más seguro. Y yo no dejo de llorar por la carita de tristeza que tiene. Hoy la Guerrera cumplía una semana, todavía no abría los ojos ni caminaba chido. 

¡Me revienta que la pinche gente no respete! Y espero que si se la llevaron la cuiden, la mimen, la protejan, la quieran y le den un hogar digno. Me daban ganas de gritar en la calle: "¡qué poca madre quienes se la llevaron, la quiero de vuelta!". 

Me duele mucho el corazón y siento que le fallé horriblemente y no paro de llorar. ¿Qué se hace en estos casos? Ojalá existieran pastillas para el dolor y darle una a ella, que es quien más me duele y preocupa. 

jueves, 13 de noviembre de 2014

Crisis de la edad, que les llaman

Suele pasar, despiertas un día y pum ya es tu cumple. Oficialmente, hoy cumplo 25 (oh, fiesta nacional) y creo que aún me emociona.

Si hago un recuento de todo lo que pasé a lo largo de estos 12 meses podría decir que fue un año, literalmente, con demasiados cambios drásticos: entre enamorarme, lloriquear por el ex, viajar, despidos laborales, quejas porque odio Santa Fe y, ahora, tener una chamba que me gusta, además de mi taller de periodismo y lo que se hizo en Marnuj. Sí, fue un año movido. 

Creo que por primera vez me siento bien cómo estoy y dónde estoy: sola. Disfruto de la soledad y ya me harté de darme en la madre tanto que no cambiaría esta tranquilidad que tengo por nada en el mundo. Me he entendido más y eso me agrada. 

Por otro lado, me dio mi crisis de "no mames, el cuarto de siglo" (#LugarComún) y es que es neta: ya no es lo mismo decir que tienes 22, 23 o 24, ahora ya sabes que vienen los 26, 27 o los 30… y como me dijo Sara esas crisis pueden justificar locuras como tatuarnos, irnos de viaje o cambiar de look y sí. Ya estaré reportando. 

Estoy feliz por estos 25. He logrado grandes cosas y he vivido, bien o mal, como he querido; sí que me he roto la madre y llorado y sufrido y desgarrado las vestiduras, pero… ¿a quién no le pasa? Me llevo bien con mi mamá, tengo libertades, amistades, proyectos y amor. Y como buena mexicana ¡vamos a celebrarlo! 

Nos vemos el sábado 15 a las 8:30 en el bar Dos naciones, ubicado en la calle de Bolívar, para bailar y celebrar. Cuidadito y no van, ¿eh? Los espero y ¡salud! 

¡Larga vida a la Cuervo!

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Sueño pinche con demonios azules… y el ex

Pues todo empezaba con que por algún extraño motivo yo veía a mi ex (me reservaré el nombre) y platicábamos amenamente sentados en un parque, sin problemas ni dramas. Todo estuvo bien hasta que… a Yuriko se le ocurrió tomarlo de los cachetes para darle un beso en la mejilla y ¡zham!, él se hizo a un lado y me dijo que CÓMO lo iba a besar si ya no éramos nada, que ESO NO estaba bien ni aquí ni en China (la de mis sueños, of course); yo sólo le contesté: "no mames, ni que fueras Keanu Reeves, sólo quiero besarte en el cachete". 

Total que terminamos peleando a cosquillas y jijiji y jajaja y jijiji revolcándonos en el prado ese, dándonos besos súper atascados y caricias jariosas. Fuimos a un hotel y había una cosa rara ahí: una muñeca con cara de niña enojada y cuerpo de changuito que hace malabares y andaba en un triciclo, nos vio de reojo con cierto recelo y mala-yuyu. 

Al bajar al siguiente día, el de recepción nos dio unas llaves y nos dijo que rondaba un demonio azul a esa hora por las calles, que tuviéramos cuidado. 

Salimos a la calle y para ser de día se veía muy apocalíptico el asunto. Comenzamos a caminar por unos lotes baldíos y nos topamos con la muñeca rara en el triciclo y zas que se convierte en un demonio gacho color azul y pum golpe por aquí, aleteo por allá y le arrancaba las entrañas a ingenuos que iban pasando. Después fue por el ex en cuestión y corrió despavorido gritando como loco para salvar su vida… en vano. Una vez que se comió las vísceras de él fue por mí y pues me quedé quieta, le dije una palabra y se calmó, se convirtió de nuevo en muñeca y me dijo: cuando duermas de todos modos te voy a matar. 

Y desperté. Qué horror y miedo. *saca su rosario y se pone a rezar* 

martes, 11 de noviembre de 2014

Le tengo miedo a...

las arañas, los payasos, las figuras de cera, a morir dormida, fracasar, no tener varo, no salir con tranquilidad, perder mi celular, la obscuridad, la falta de internet, las cucarachas, los gusanos, los insectos, los doberman, la vejez, soñar feo y despertar llorando, las casas del terror, los fantasmas, los ovnis, la vida de otros planetas y...

a que el metro se quede parado en el túnel mientras yo estoy rodeada de gente y obscuridad. ¡Eso sí da miedo! Te odio metro *llora desconsolada*

lunes, 10 de noviembre de 2014

Diálogo V

Si quieres hacerlo, hazlo. Rómpete un poco la madre yo estaré ahí para levantar tus pedazos y pegarlos con una chela. Para eso estoy yo, bro. De todos modos nadie tiene la verdad absoluta ni nace andando en bicicleta...

domingo, 9 de noviembre de 2014

Fin de semana de locos

El viernes fue intenso. En el trabajo despidieron al que era mi jefe y puuum yo tomaré su lugar a partir de mañana. Mucha responsabilidad y llegar más temprano, menos desvelos y más desmañanadas, pero creo que no estará tan mal. Ya leerán mis aventuras por acá… 

Ayer fue el mero mero estresante. "La Chiquita", la perrita de la calle que alimentamos y dejamos dormir en la casa junto con otros dos perritos, tuvo a sus cachorros en la mañana. Estaban en una jardinera y pues sí estaban protegidos de los intrusos pero muy expuestos al frío, entonces fue toda una odisea sacarla de ahí por las ramas y lo complicado para pasar. 

En la tarde con ayuda pude sacarlos de ahí, ponerlos en una caja con cobijas, periódico y botellas de agua caliente envueltas en otras cobijas. Desafortunadamente, murieron dos perritas y una sobrevivió. Aún estamos en cuidados y revisión. 

Por la noche, fui a la marcha con Arafat y sus amigos. Todo muy pacífico y sin percances. Debo admitir que no hubo vez en que al contar a los 43 no se me pusiera la piel chinita y sintiera indignación… hasta que quemaron la puerta del Palacio Nacional. 

Hoy. Hoy fue toda una odisea entre ver que la perrita tenía atorado otro perro y no me di cuenta, nació muerto, limpiarle, darle de comer e ir al mercado, comer con mis papás, convivir e ir a comprar unas cosas importantísimas y ¡mi lap! Al fin compré mi lap. Me desocupé a tiempo y zham vi a Sergio. Tarde amena y divertida. Un joven con buen sentido del humor. No hay quejas. 

Mañana, será un buen día y de cambios. 
Esta semana es mi cumpleaños, el jueves, así que espero felicitaciones y pronto-pronto la invitación pa que le caigan al bailongo el sábado, hagan lugar en su agenda, chavos. 

A ver qué pasa, ya les contaré… 

jueves, 6 de noviembre de 2014

Defectos en la adopción

Tras un par de semanas de platicar con Lu, decidí conocerlo y platicar. Quedamos de vernos en Bellas Artes, llegué tarde y después fuimos al Café Trevi (cerca del metro Hidalgo). En el camino nos platicamos el significado de nuestros tatuajes y me enseñó los principios básicos para hacer malabares. 

Ya en el café me contó de sus relaciones pasadas y cómo era en éstas. Total que charlamos de esto y aquello, sin mayor preámbulo ni problema. Más tarde, me fue a dejar al Zócalo porque iba al concierto de Triciclo Circus Band (my love). 

Me mandó mensaje de que le había gustado ese rato conmigo y le agradecí la plática que, para mi gusto, fue amena y divertida. Quedé en verlo el miércoles y fuimos a comer al Barrio Chino, caminamos por el Centro e hicimos malabares, que iba progresando; nos despedimos y tantán. Me llamó el domingo y salimos, al llegar me abrazó muy efusivo y con sentimiento; lo dejé pasar. 

El martes siguiente me dijo por Whatsapp que le gustaba y que si yo le gustaba… soy la peor para romperle la ilusión a alguien y mi corazón de pollo nomás no me deja, entonces no le pude decir que no me gusta. Así que le di la vuelta al asunto y todo quedó… al aire. 

Me insistió en salir y le dije que no porque tenía trabajo. Vaya, no era TAN falso porque en ese entonces tuve que trabajar en lo de la FIL y mi curso de periodismo narrativo y me encontraba saturada, pero no tanto para no querer ver a alguien (si me importara). Así que me dejó pasar. 

Mis razones para no aceptar su adopción, no sé si fueron aceptables pero quizá sí sean poderosas (o ninguna), él no me gustaba en muuuuchos sentidos: desde su forma de vestir siempre desarreglado como un adolescente adicto a las patinetas, su ligereza y falta de rumbo, demasiado protector y cómo era de ermitaño en sus relaciones anteriores. Además, tiene esa insoportable forma de llamar la atención y me desespera mucho en una persona. Eso no le quita que sea buena persona, sin embargo, no es un chico para mí y de eso estoy segura. 

También él llegó a la página porque no le gusta socializar y le cuesta conocer gente nueva, así que las redes ayudan a los tímidos; pero yo no cambiaría por nada el trato en vivo y todo color. 

Por ese entonces, salí con otro chico que me propuso sexo (así derecho) y otro que no acabó nada bien y fue por una tontería mía… 

Desayuno de campeones

Para hoy hubo arroz con leche y pan integral con crema y mostaza y un poco de queso panela. 

¡Delicioso en verdad! 

Ya me voy a la oficina porque retomo la vida Godinez y ya no trabajaré desde casa *sniff* fue lindo mientras duró. 

Adiós, adiós que se me hace tarde. 

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Adolecen de sus capacidad virtuales

Así se ven comentando lo de Whatsapp

Qué revuelo se traen con las palomitas azules de Whatsapp que porque se las van a hacer de a pedo, que porque ya no hay privacidad, que a ver cuánto sobreviven las relaciones a este indicador peligroso y verga y media. Paren su tren, yo creo que las relaciones no deben basarse en un pinche indicador virtual (y aquí un texto sobre el tema que escribí para El Universal)

(Y aquí otro de una pelea que tuve con mi "acá" de ese entonces)

¿Se acuerdan cómo eran las relaciones hace 10 años sin Facebook, Whatsapp, Line, Skype y Twitter?

Hace 10 años yo no tenía celular porque había perdido mi Pegaso, entonces, sólo usaba mi correo electrónico (que ahora me da pena, se nota que era adolescente) y pues la confianza infinita de mis papás. Entonces sustituía mis cosas virtuales por llamadas de HORAS con, en aquel tiempo, mi novio y eran horas largas y no habían silencios incómodos. Cuando necesitaba algo le llamaba por teléfono a mi mejor amiga, cuando se había una que poner de acuerdo con el equipo, llamada; si había problemas, llamada. Todo eran llamadas y, en lo personal, me gustaban porque me agrada escuchar la voz, lo siento más real.

Después tuve un Siemens MC60, tenía el teclado en forma de equis, era de los primeros celulares con cámara y ahí pasé de las llamadas a los mensajes de texto y así uno romanceaba. Como, por aquellos años, fallaba mucho la red (ooooh, las cosas nunca cambian, Telcel #Profeeeeco) a veces no llegaban los mensajes o llegaban incompletos, pues uno no se azotaba tanto porque no nos lo respondían al i-n-s-t-a-n-t-e, más bien ya luego, después de horas y horas, decidían generosamente enviarnos el mensaje con la respuesta. O nos los topábamos en MSN (#TíaCuervo).

Más tarde del MSN, vino el Hi5 y el MySpace. Aún conservo mi Hi5 y qué oso desde el nombre hasta lo que ponía ahí, qué bueno que pronto lo cerraré. Digamos que estas redes sociales, precarias en su tiempo, sólo nos servían para cotorrear entre amigos y subir las fotos de amistad y pachangón juvenil.

Luego fue Facebook con su chat y su chat con el famosísimo "Leído" y luego con su "Móvil" o "Web" y tu ubicación. Después fue Whatsapp y ahí valió madre la cosa.

Esta red social nos ha acostumbrado a que estemos siempre al tanto y respondamos al instante, a ver (o revisar) la "Última hora de conexión" para saber si nuestro quiubolesqué se durmió enseguida de que se despidió de nosotros o si se conectó en la madrugada, en la tarde, en la mañana... o sea, el punto es estar ahí enterándote de algo que, sinceramente, a ti no te importa. Y después fueron las dos palomitas, las temibles palomitas que, aclaró Whatsapp, indicaban que ya se había entregado el mensaje y, ahora-ahora, las palomitas azules que te "dicen": ya leyó tu mensaje.

Chachachaaaaaaán.

No, chavos, dejen de adolecer de sus capacidad virtuales y dejen su tren del mame y entiendan que a veces uno no puede o no quiere responder.
Extraño cómo era todo hace 10 años, más sencillo y menos intrusivo, pero... aquí nos tocó vivirssss.

****
Consejo:
Si no quieren que se muestre su última hora de conexión, desactívenla. ¿Cómo? Entren a Ajustes-Cuenta-Privacidad-últ.vez- y le dan en Nadie o sólo Mis contactos.
Ahí mismo pueden modificar quién quieren que vea tu Foto de perfil y tu Estado.

No quieren que se guarden los archivos automáticamente: Ajustes-Ajustes de chats-Auto guardar archivos-(desactivar) y listo. También ahí pueden modificar el Tamaño de letra, el Fondo de chat y si quieren crear una Copia de chats.

Si quieren vaciar todos sus chats para que su "acá" no les cache nada: Ajustes-Vaciar todos los chats

Si no quieren ver las palomitas azules, pues... ¡mátense!

martes, 4 de noviembre de 2014

Alguna vez, quise ser perfecta



Hace poco me acordé cuando fui a comprarme un vestido para la boda de mi mamá y me solté a llorar porque varios vestidos no me cerraban o me hacían ver como jamón mal envuelto, pero uno me hizo sentir terrible porque no lo llenaba de los senos, no le lucía nada y se me veía muy bonito. Lo único humano que hice en ese momento, encerrada en el probador, fue: llorar hasta enojarme con mi genética.

Rufunfuñé en ese momento que no fuera rica para correr a ponerme unos implantes 36B y una liposucción hasta que me quedara una cintura digna de Miss Universo. Me maldije a mí misma por no hacer el suficiente ejercicio (cuando en aquel entonces yo nadaba diario en el equipo de natación de la Prepa 8), por comer dulces o comerme esos tacos de mixiote o las fresas con crema que todos los martes mi novio y yo compartíamos. Me odié durante días, semanas y años.

En ese entonces me depilaba los cuatro pelos que tengo en las piernas porque ni vellos tengo. Mi cabello era sagrado porque CÓMO una mujer podía ser FEMENINA sin su cabello, si el cabello hace a la mujer (jaaa). Mi figura era un problema y mi seguridad era tan frágil como el papiro al agua. Nunca creí que fuera suficiente bajar 10 kilos o 15 o 20 o dejar de comer durante días. Yo quería ser pechugona y delgadita, con piernas delgadas y brazos delgados, con una nariz más finita, quería ser como esas chicas de revistas...

Nunca lo fui, es un hecho.

Y me siento feliz. La felicidad ni el bienestar te los dan unos implantes, ni una liposucción ni comer menos ni ejercitarte de más ni la nariz fina ni la sonrisa plástica de una chica photoshoppeada de revista. La felicidad viene de otro lado y es menos complicada de lo que creemos. A veces paso semanas sin depilarme las axilas porque me da flojera y no pretendo irritarme de más. No me quito el bigote ni tolero quitarme las cejas, me duele mucho. No me rasuro las piernas cuando uso vestidos y mis vellos en los brazos son la onda.

Y qué ganas de joder a una, de hacerla perfecta. ¿Ya se vieron en el espejo? Los invito a que acepten sus defectos y ps... dejen de molestar a las demás.

domingo, 2 de noviembre de 2014

La morra que se dio en su madre

El jalogüín estuvo intenso. Una chica iba caminando muy tranquilamente y, de pronto, baaaam, madrazo. Pobre chica, quedó tirada en el piso, adolorida y llorosa porque cayó con una rodilla. 

Pobre. La compadecí muchísimo, se retorcía del dolor, pero sobrevivió, de eso estoy completamente segura. 

Esa chica tonta fui yo. Me caí estúpidamente en Zona Rosa: tengo una raspada en la rodilla, una bola y un moretón con propensión a ser morado-negro en algún momento; una cortada en la mano derecha y una bola en la izquierda. ¡Qué buen madrazo me di! ¡Golpe digno de ser enviado a un programa de risa de la desgracia ajena! Terrible y vergonzoso. 

He andado peda por doquier y no me ha pasado nada, ahora que estaba sobria me rompí la madre, ahí estuvo el detalle: no puedo estar sobria. ¡Me lleva! 

Pa colmo, quería llorar del dolor y no podía (tristísimo mi caso), nomas me reía. Pero una paleta de hielo del "K" solucionó todo, al menos la inflamación (que fue casi instantánea la muy desgraciada) y después a beber que el mundo se va acabar. 

Qué guapo el vocalista de SkywalkerBand :3 si le andaba tirando el chon y el bra y todo. Es más: lo invitaba a salir jojojo. Guapo-simpático. 

Pese al madrazo tuve recompensa.
(No puedo tomar diclofenaco porque bebí alcohol y me puedo cruzar y si bien mi vida no es la mejor, sí está bien vacilador y divertida). 

Pasen tips pa quitar moretones y que mi rodilla quede bien lo más pronto posible porque se acerca mj cumple y no podré usar vestido sensual de 25 años *sniff-sniff-sniff*. Grrrrr. 

¡Qué pinche suerte tienen las que se esmeran en su disfraz…! 

sábado, 1 de noviembre de 2014

Qué fea es la música electrónica

Fui a una fiesta donde tocó Sin Estilo, rifaron. Rifaron. Yo nomás veía como el Fer hacía malabares haciendo sus mezclas, mientras Alonso rapeaba con soltura y sabrosura. Me gustaron. 

Fuera de ellos, que son mis compañeros de Marnuj, otros chicos pufff tocaron bien, rolas largas, pero con narrativa. Aunque la última, era algo de dragón (memoria de teflón que me cargo jojojo), me latió muchísimo porque sonaba como metal épico que relata historias nórdicas. Muy buenos. 

Después todo fue decadente (sufro): un jamaiquino se puso en onda sonidera-flow-reggae que ni dejaba escuchar las rolas de… reggae. Así que me las tuve que chutar durante considerables minutos, aunque con la plática y el pequeño desmadrito entre Omar Beele, Angie, Yive y Rogelio me amenizó el momento tortuoso. 

Acabo el reggae: oh, aleluya. Gracias dios, me hiciste ver que existías. 

Pero. 

Se les ocurrió poner música electrónica durante horas y horas, interminables, insufribles, lamentables e insufribles; terribles. Detesto la música electro en cualquiera de sus variantes. Me desespera hasta el hartazgo, lo detesto hasta el tuétano. 

Entonces. 

Fue terrible pasar frío, escuchar reggae y electrónica durante mucho tiempo. Dos rolas las soporto, más ya no. Línchenme si quieren, no me importa. 

Aunque la neta lo mejor fue pasar un rato agradable con mis compañeros, con toda la buena vibra. No importa que el chico sexy de otra banda no haya tocado, al menos me alegró la noche y grrrr… chiquitito. 

Pronto: una salida marnujera al Patrick Miller.