jueves, 24 de mayo de 2018

Ser ama de casa ¿es no hacer nada?

Como muchos saben, he estado desempleada durante largo tiempo y en estos meses me he dedicado a hacer labores del hogar y, de vez en cuando, trabajé de forma freelance y estudiaba también inglés.
Hace unas semanas cuando iba rumbo a una entrevista de trabajo, el tipo del Uber soltó al aire que si ya iba al trabajo, le respondí "no, voy a una entrevista de trabajo", su reacción, supongo quiso hacerse el gracioso, fue decirme "¿entonces eres nini?". Me molesté y le dije que mientras encontraba trabajo me dedicaba a ser ama de casa y que estudiaba inglés.

Se calló un rato.

Luego, volvió a hablar tratando de ser más empático (spoiler: sin éxito) y me dijo: señorita, espero que pronto encuentre trabajo porque eso de no hacer nada, no está padre... lo interrumpí y le cuestioné "¿no hago nada? ¿Sabías que ser ama de casa es el trabajo más cansado y el que menos se remunera y menos se valora?", trató de componerle, pero ya no pudo y mejor se quedó callado lo que restó del camino.

Y así como el chófer del Uber hay muchas, muchísimas personas menospreciando el trabajo que hacen las trabajadoras del hogar (y los trabajadores también), pensando que no hacen nada, que sólo se quedan en casa, nomás cuidan a los niños; y creo que el hecho de que los demás vean que una está en casa es sinónimo de no hacer gran cosa, pero es la chamba más pesada (yo lo viví) y digo tampoco es como, por ejemplo, lo que hace mi mamá o mi suegra o sus mamás o nuestras abuelas que cuidaban hijos, la casa y no dejaban JAMÁS sucia la casa, diario lavaban trastes, barrían, trapeaban y cocinaban; yo me daba ciertas libertades (la verdad).

¿Por qué me enchiló tanto lo que me dijo el chófer? Porque acepté que mi labor es importante y porque me disgusta mucho que los demás me digan que sólo estoy en mi casa, pero no me preguntaron nunca qué tanto hacía; ahí sí les hubiera respondido: voy al mercado, hago de comer, lavo, guardo ropa, lavo trastes, barro y trapeo, escribo textos freelance, estudio inglés, SEO, escribo en mi blog, hago ejercicio, leo, voy a terapia y duermo.

No es nada fácil y, por eso, las mujeres que se dedican al 100% a ser amas de casa tienen toda mi admiración y respeto. Ustedes no menosprecien este trabajo está bien rudo (se los dice la voz de la experiencia). No sean ingratos.


jueves, 17 de mayo de 2018

El amor de mamá

(Sí, suena a slogan de suavizante para ropa, pero no va por ahí.)
Hace unas semanas, luego de una excursión familiar, una sobrina de cuatro años se quedó dormida plácidamente por el cansancio de correr de un lado a otro, haciendo amigos en la alberca y nadando como si no hubiera un mañana; todos estábamos igual. Pero cuando despertó se puso a llorar y no sabía ni por qué. Mi mamá la abrazó fuerte y la empezó a arrullar.

Con esa simple acción pude recordar cuando mi mamá hacía lo mismo para reconfortarme, pese a ya no caberle en los brazos; ella lo siguió haciendo hasta que me mudé de la casa y aún cuando voy a verla le pido que me acurruque igual o, de menos, disfruto abrazarla muchísimo.

Y por eso pienso que tal vez las mamás nunca dejan de vernos como los pequeños que una vez fuimos o quizá nosotros nunca olvidamos la seguridad que nos dan sus brazos, caricias y apapachos y sólo se me quedó grabado en la cabeza: qué bonito es el amor de mi mamá.

viernes, 27 de abril de 2018

¿Qué dejamos cuando nos rompen el corazón?

¿Se han puesto a pensar concienzudamente sobre lo que pasa cuando les rompen el corazón? Cuando amamos y entregamos toda nuestra capacidad amorosa en esa persona y relación, y ésta se acaba sentimos, conforme pasa el dolor, que algo en nosotros se apaga.
Sí, como que algo, en esa intensidad, amor, entrega, veneración, luz, se merma, se extingue un poquito y no volvemos a ser los mismos. Tal vez a eso se refiera el término "corazón roto" lo sentimos roto porque dejamos un cachito que jamás podremos volver a pegar o sentir, un pedacito que olvidamos es nuestro o que lo olvidamos porque ya no lo sentimos propio. Perdemos un pedacito de entrega, ya nos es ajeno e indiferente. Y si perdemos ese pedacito, ¿a dónde va?


jueves, 22 de marzo de 2018

Diálogo IX: sobre donaciones y ONGs

Ayer salí de una entrevista de trabajo y me fui caminando hacia el Polyforum y ahí en las jardineras de un edificio me quedé sentada, un poco ida y absorta en mis pensamientos, mientras de fondo escuchaba a un chico de playera verde limón explicarle a un chico la "fascinante labor de su ONG". Pensé: antes de que me atore con su discurso, me pondré los audífonos, pero no bastó.

El chico se acercó e intentó hacerme la plática:

- Hola, ¿puedo hablar contigo un minuto?
- Sí, claro.
- ¿Conoces OXFAM?
- No...
(Me explicó qué era)
- ¿Te gustaría donar?
- Te puedo donar con una condición...
- ¿Cuál?
- Tú me donas sangre para un familiar y yo te dono para tu ONG, ¿te parece?
- No puedo, bebí hace poco...
- Yo tampoco puedo donarte, quebré hace poco

El chico sorprendido, me dio la mano y se fue.

lunes, 12 de marzo de 2018

Ya soy toda una señora

Voy una o dos veces por semana al mercado, ya me reconocen mis vendedores de confianza, pero hoy les platicaré del señor de la carne.

El señor de la carne es un hombre de unos 60 años, muy amable, siempre lo veo sonriendo a su clientela y te recomienda algún corte o carne específica para algún guisado, me cae bien, PERO... me dice "señora". 

La primera vez que me llamó así los ovarios casi me estallaron y tuve ganas de darle la espalda con el afán de no comprarle nada en la vida, pero la carne que vende es la mejor de la comarca (y a buen precio #YaSoyUnaSeñora). Lo vi por el lado positivo: tal vez ya está acostumbrado a que todas las que van son señoras-señoras y pues se confundió, ¿no? Es válido. 

Después fui otra ocasión y una señora-señora le dijo "despáchele a la señora", o sea yo, ¡¡a mí me llamó señora!! El señor de la carne me dijo "¿qué va a llevar, señito?", y me resigné. 

¿Ya pa' qué me enojaba en mis adentros? ¿Pa' qué chingados hacia corajes? Ya soy toda una señora, lo acepté. La verdad, no sé cómo sentirme al respecto porque nunca he estado de acuerdo con que me llamen así y también porque no estoy casada (pero estoy juntada viviendo en amasiato) ni tampoco tengo hijos. No sé, no termino de convencerme, pero dejo que el señor y mis vendedores de confianza me llamen como quieran (*sigo pensando...*)

...¿serán las canas? *cries in spanish* 

Pinterest

jueves, 8 de marzo de 2018

A propósito del 8M: Marie Curie

La neta es que sigo leyendo con tremendo placer y estremecimiento la biografía de Marie Curie y no deja de sorprenderme y volarme la cabeza porque ella SIEMPRE quiso competir a la altura de los hombres y sabía que para lograrlo debía romper barreras muy chonchas de la época, de su país natal (Polonia) y, sobre todo, la pobreza en la que vivía su familia. 
Lo mejor de todo (incluye spoiler): LO HIZO. 

¡Y qué manera de hacerlo! 

Su madre murió cuando Marie era pequeña y desde entonces su familia tuvo problemas de dinero, mantuvieron una vida muy austera y casi-casi ahorrando cada centavo, por lo que aspirar a una vida universitaria digna* era mucho soñar. También tenía limitantes en Polonia donde las mujeres no podían estudiar y si tenían educación media superior lo más a lo que aspirarían era a institutriz (no más).

*Con digna me refiero a que luego estudiaba en una "escuela positivista" donde filosofaban unos cuantos de forma clandestina y con temor a que los mandaran a Siberia o los mataran. 

Su hermana mayor ahorró dinero cuando era institutriz, encontró la oportunidad y se fue a Francia a estudiar medicina. Allá se casó con un médico y logró convencer a Marie de que se fuera con ella a estudiar. Mientras que sí o que no se iba, Marie seguía estudiando química de forma autodidacta a través de libros que tenían amigos suyos, incluso experimentaba en laboratorios improvisados. Ella tenía las ganas de estudiar y lo hacía. 

Cuando al fin decidió irse, se puso las pilas con todo, debió condensar estudios medio superiores y aprender francés en uno o dos años, estudió Física y fue una de las mejores de su clase (y con una de las mejores me refiero a que fue la segunda), y luego se licenció en química y también fue de las mejores de su clase. 

Por sus inquietudes de estudiar magnetismo fue que conoció a Pierre Curie, quien quedó prendado de la fortaleza y determinación de Marie, además de su gran entusiasmo por la ciencia, que fue lo que realmente los unió. 

Marie en un principio no quería casarse con Pierre, pero al final cedió por tener los mismos valores familiares, éticos y científicos. A los dos años de casados, Marie se enteró que estaba embarazada. Tuvo muchas penurias durante el embarazo y casi-casi lo pasó en cama, lo que la dejó exhausta. Sin embargo, su idea antes del embarazo era obtener un doctorado, cosa casi imposible en la época pese a que Francia era liberal no había ninguna mujer doctorada, sólo había una y era alemana. Eso, la adversidad, le daba ánimos e iniciativa para conseguir lo que quería. Incluso para conseguir su meta tuvo que contratar a una nana para su hija, quien estuvo al cuidado, desde muy pequeña, de su abuelo viudo (padre de Pierre) y su nana. Casi casi recién parió no se dio descanso y se puso a estudiar. 

Entonces llegó la investigación de Becquerel a sus manos, quien había usado sales de uranio y notado que emitía unos rayos "raros" y que el sulfato de uranilo y potasio podían reaccionar sin ninguna fuente externa de energía, así que estos descubrimientos fueron los que tomó como tema para sacar su doctorado. 

¿Qué logró con ello? Ella descubrió, con la ayuda y trabajo de su marido, dos elementos químicos: primero, el polonio; y luego, el más importante de toda su carrera, el radio. Y ella fue la precursora de la radiactividad. En sus investigaciones también encontró que la exposición a los rayos del radio de células enfermas y tumorales eran destruidas más rápidamente que las células sanas. ¿Les suena? Sí, es la quimioterapia. 

Como pueden ver me vuela la cabeza cada que leo de su vida. Ella no tenía religión, era positivista y ella debería ser un icono feminista muy MUY cabrón por la sencilla razón de que nunca se vio como menos, luchó desde su trinchera para tener igualdad de condiciones y de trato, rompió esquemas y barreras para su época y pasó a los libros de historia y está en nosotras (sí nosotras) desempolvar su vida y decirle: gracias, Marie, porque conquistaste ese mundo de hombres, porque eres ejemplo para muchas que como tú son tercas y obstinadas en lograr lo que quieren y hasta donde quieren llegar, porque no conociste límites si no metas, porque eres una inspiración para mí. (Les digo me gana la intensidad con esta señora)

Lo único que sí me saca de onda es que esta biografía debería ser obligatoria para todos en la secundaria, nuestro pensamiento cambiaría muy drásticamente sobre que las mujeres son "el sexo débil" (#LugarComún) y que todas podemos lograr lo que se nos dé la regalada gana. ¡Cómo no! 

*levanta su puño orgullosa* 

"En materia de feminismo, como en cualquier otro terreno, Marie Curie rechazaba el compromiso. No tuvo militancia jamás y sabía muy bien que no alcanzaría jamás una situación de igualdad con los hombres si no cumplía las condiciones que le permitiesen rivalizar con ellos con las mismas armas. No debía esperar concesión alguna por su parte y debía desconfiar de los prejuicios." 

domingo, 31 de diciembre de 2017

Fotopost: El 2017 en imágenes

No puedo cerrar este año sin hacer mi clásico recuento del año basado en las fotos que tomé o tomaron a lo largo de esta aventura de 365 días, aunque sólo será de una parte.

Enero:

Este año iniciábamos así: a besos. :D

El gato Guantes se ganó mi corazón aún más durante este año, tengo muchas fotos de él y de Aloari.
Los amo. 

Esa foto es de la noche en que Alonso me propuso vivir juntos.
¿Se puede considerar como la primera foto familiar? 
Febrero:

El mes de cambios muy cabrones. Tuve todo el mes para empacar, tirar basura, sacar recuerdos, llorar con mi mamá y estar toda sentimentalosa porque ya iba a dejar el nido (#LugarComún).

Celebrando el cumpleaños de Elisita, quien sigue presente en mi vida y es una de las mujeres que más quiero y valoro tener en esta vida loca.

Marzo: