miércoles, 8 de febrero de 2017

Prueben amaranto rico, bueno y barato

Nunca he sido fan de hueso colorado del amaranto, por ello cuando me recomendaron la página Amaranto de Tulyehualco me sentí un poco dudosa de comprar sus productos, aunque sí los empecé a promover en mi trabajo porque me gusta apoyar lo hecho en México lo más que se pueda y desde que estaba en la Prepa.

Le platiqué a Alonso si comprábamos algo y nos decidimos por una "Alegría en bolsa" para probar y si nos gustaba, seguir comprando más productos de forma regular. Efectivamente, nos gustó. Las obleas con chocolate y amaranto fueron las favoritas de él, los churritos fueron mis favoritos, más los de jalapeño, los bombones no tienen desperdicio y ¡diosas!, las galletas, son deliciosas y valen cada centavo.



Es más, hasta el amaranto así solito está delicioso y tostado, con un aroma muy agradable y te dan ganas de comerlo solito.

Las barritas de amaranto con chamoy son un invento bastante disparatado, pero que resulta bastante bueno. Te deja lo ácido y dulce al mismo tiempo del chilito, no llega a ser abrumador ni picoso ni invasivo, resulta una combinación extraña, pero buena. Ganadora, pues.


Además del inigualable sabor, también está su precio que es, ni más ni menos, una excelente oportunidad para comprar colaciones sanas para la semana. Digamos que con 150 pesos alcanza para tener una colación diaria o antojito (como los churritos o el sándwich de amaranto chocomenta) para 2 personas y eso, siendo sinceros, nos lo gastamos en los tacos de la esquina en uno o dos días a la semana... ¡no se hagan!


Estos productos, dicen, están libres de gluten, saborizantes artificiales y grasas de esas malas que se van directo al miocardio (como las de los taquitos de carnitas), además son económicos y apoyamos la producción del amaranto mexicano y local, del mismo Tulyehualco.

Cualquier producto que les consuman, créanme, no se arrepentirán y querrán pedir más y más. Hacen entregas lunes, miércoles y viernes cerca de diferentes metros o en las oficinas (porque godínez), y la atención es inigualable, Judith y su familia te dan una atención bien bonita y aunque a veces andan corre y corre para hacer entregas siempre te dan una sonrisa mientras te dan tus delicioso productos.

Si les interesa, contacten a Judith en:

FB: Amaranto de Tulyehualco

sábado, 4 de febrero de 2017

Hartos medicamentos para mi nariz

Resulta que tengo rinitis alérgica desde hace unos 7 u 8 años, sin embargo con el tiempo ha ido empeorando y las simples gripitas se han convertido en el último año se convirtieron en principios de bronquitis (el año pasado hubo una que confundieron con influenza :S) y mi nariz no funciona cómo debería y me duele y es incómodo y me sangra y estornudo al por mayor y no puedo respirar y me siento mal todo el invierno… 

Pero. El miércoles (¡al fin!) tuve cita en el seguro para tratarme este pedo y ver si me operan o no.

Efectivamente, tengo cerradísima la nariz, más la fosa izquierda que la derecha, inflamación en garganta y también en los senos paranasales, o sea: estoy jodida jajajaja. 

Me mandaron un tratamiento por un mes para ver si me hacía respirar mejor y ya no requerir operación. Ya estoy programada para mis tres estudios y mi cita posterior para revisar TODOS mis resultados y que me vean que mi naricita quedó bien… a ver qué me dicen. 

Ya les estaré contando qué pedo, mientras les dejo esta foto de mis drogas: 


martes, 31 de enero de 2017

Me cagan los sonideros (y le grité al chofer)

No tengo nada en contra de la música sonidera, al contrario, ahí pasé varias horas bailando y admirando los pasos más rimbombantes que una persona o personas puedan sacar o ver en sus vidas. Durante mi adolescencia escuché muuuuchos mixes de Sonido La Changa o Polymarchs o Condor, aprendí a bailar cumbia de forma chida ahí, también tuve a bien aprender pasitos "barrieros" de salsa, guaracha u otro género tropicalón, pero algo que nunca soporté (y sigo sin soportar) es que en una buena rola se pongan a hablar y la repitan y la repitan y no dejen bailar a gusto, ¡es lo más pinche desesperante del mundo!

Hoy mientras venía en el camión rumbo a casa, el chófer tuvo a bien quitar su reggaetón modersno para poner los éxitazos sonideros de la colonia (oh, sí, porque no bastaba con poner el ritmo sonidero sino hacia falta que fuera personalizado para sentir como en casa. Gracias por invitarnos a tu fiesta ¬¬), la serie de inconvenientes fueron: 1) el maldito volumen alto; 2) baja fidelidad de sonido (hasta para ser naco hay que tener estilo, digo yo); y 3) se la pasa hablando el tipo del sonido en toda la rola. Me desesperó mucho que no me dejara disfrutar de esa rola que me gusta (por si les interesa era El negrito de la salsa) y además me espantó el sueño...

Total que a la segunda rola, me enojé y le grité -cual frase de ñora de mi colonia- con finura y elegancia "¡oyeeee, bájale a tu escándalo, pinche sordo!". Refunfuñó algo, pero le bajó al volumen, no como esperaba pero al menos ya podía escuchar mis propios pensamientos.

No hay tos con sus rolas, me cae que no. Luego escucho algunas que tienen aaaaaaños que ni sus luces y hasta me emociono (porque chica de barrio, déjenme, bailo bien chingón). He aguantado la discografía completa de Los Temerarios, Los Acosta, Los éxitos 2016 de la guaracha, Wisin y Yandel, Romeo Santos, La Sonora Dinamita, Los Ángeles Azules, Los éxitos de ayer y hoy del rock en español, y hasta la programación de Amor 95.3 con repertorio de Yuri, Juan Gabriel y Flans, pero me cae que no soporto en lo absoluto las dedicatorias sonideras, que me interrumpan la rola, que me destrocen el sentimiento y que le quiten lo sabroso a la música. Con eso sí no puedo... *sniff*

Dicho sea de paso: odio a la Ruta 57 ¬¬


jueves, 19 de enero de 2017

¡Estoy harta de Facebook!

Llevo meses cansada de los contenidos, de leer cosas que pone gente que no me importa y que tengo en mi lista de amigos, pero que me da cosita eliminar porque luego se sienten de que una los quite de su vida cibernética. Estoy harta de la Policía Políticamente Correcta en redes donde está "mal" lo que dices o escribes porque no es lo que va en su línea de pensamiento o moral o doble moral.

A veces, hago a un lado esas "correcciones" hiper mamonas sobre lo que está "bien" y lo que está "mal" poner en redes sociales, e intento disfrutar, reírme de las bromas de cámara escondida, de ver los vídeos de gatitos y morirme de ternura, de vez en cuando meter mis narices en un debate y luego hartarme de que no llegaré a ningún lado con gente necia, siendo necia yo intentando explicarles mi punto de vista y gastando mi tiempo y mi bilis en esas personas que, siendo sinceros, no conozco. 

O sea, sí los conozco; pero la vida del 70% me viene valiendo tres hectáreas de verga. El otro 30% me importa porque son mis mejores amigos, amigos de la Universidad a quienes quiero con todo mi corazón, otros más que me caen bien chingón por su sentido del humor y las cosas pendejas que ponen. Lo demás es basura: que si les/nos rompieron el corazón, que si comemos tal o cual cosa, fotos de vidas perfectas (que no existen del todo), chistes gastados con un humor bastante pendejo y soso, publicaciones sólo para recibir el like y ser apapachados… 

Ayer con lo de los morros de Monterrey me cagó el morbo por compartir y ver el video. Son niños, tienen familia y debe ser super doloroso. Pienso que cuando murió mi abuelo atropellado en La Viga si hubieran existido las redes sociales me habría cagado ver su cuerpo tendido y cómo la gente empezaba a opinar y a juzgar. Y sí, amigos, reporto cuando hay videos gráficos de violencia (animal o a personas), no deberíamos ser tan morbosos. 

Ya me cansé de que todos seamos juez y jurado. No quiero pasar tanto tiempo en Facebook, estoy muy acostumbrada a esa red social, la tengo abierta todo el tiempo, la reviso constantemente, pero bueno al menos de ayer a hoy no pasó nada, sólo tuve 9 notificaciones, no se acabó el mundo ¡sigo viva! 

Mi meta es reducir las veces al día que checo Facebook, lo eliminé de mi celular, sólo me quedé con Messenger y ver cómo resultan las cosas, ésa es mi meta del mes. Sé que poco a poco se hará un hábito. Pienso volver a la bonita costumbre de leer mis blogs de confianza. 

Lo que sí: lo seguiré ocupando para difundir mi trabajo y lo que publico del blog y algunas fotos vaciladoras y de mis mascotas en Instagram. O sea, seguirá siendo un espacio mío pero sin tanta dependencia. 


jueves, 5 de enero de 2017

Risas patrocinadas por Shittyfluted

Por alguna extraña razón (no tan extraña), todo mi equipo de trabajo y yo terminamos atacados de la risa con música versión Shittyfluted, no es cosa del otro mundo, son vídeos bastante simples donde tocan bastante desafinados la flauta de pan, sí, ésa que nos obligaban a tocar en secundaria diurna (bueno a mí desde la primaria porque fui el último año en una escuela de tiempo completo y rellenaban el tiempo de 1 a 4 con "talleres" y acondicionamiento físico -que no me sirvió de nada, sólo la iniciación musical-).

Ludwig, la adquisición más reciente del equipo, tuve a bien el compartir la canción de Take on me de Aha en esta versión y de ahí se descarriló el tren del mame en la oficina, al grado de que la mayoría de los que estuvimos etiquetados posteamos, al menos, una canción vaciladora al respecto.

Aquí les pongo mis favoritas, o aquellas que me patrocinaron un dolor de estómago o en la cara por tanta pinche risa loca una y otra y otra y ooooootra vez.

Ahí les va desde mi desafinado pecho:



O esta:



O esta que es la onda (escuchen a partir del 2:09):



Esta fue la que más éxito tuvo:



Esta fue otra que tuvo éxito:


Es increíble que Bohemian Rapsody suene bien hasta cuando la quieren hacer sonar mal, me cae que sí, bueno esta versión es bien vaciladora:



Qué chido hubiera sido si en esos exámenes le hubiera dicho al maestro Pedro "oiga, prof, me dejaría intentar algo diferente, innovador y más fresco que El Himno a la Alegría, ¿se podrá?" y salir con esta chingadera jajajaja... ¡me habrían reprobado! xD

¡Disfrútenlo!

domingo, 1 de enero de 2017

La lista de propósitos que no es una lista más.

En terapia he descubierto que es mejor estar agradecida por lo que hemos hecho que preocupados por lo que vamos a lograr o aún no logramos. Por eso estoy haciendo esta lista que no es una lista de propósitos.

¿Por qué?

Bueno, el 2016 me dejó muchos buenos, malos y difíciles momentos que, en verdad, me hicieron crecer en demasía, pero que también me impulsaron a lograr algo importantísimo en mi vida.

Así que veré más las metas que logré y poco a poco sacaré más metas para este año. Ya no quiero decir: sí este año bajo de peso, sí este año haré ejercicio, sí este año viajaré más, sí este año la pinche manga del muerto… ¡basta! 

El 2016 me dejó: 

Renuncié al mejor y peor trabajo de mi vida: dejé mi trabajo soñado en El Universal, ése que tanto había deseado desde la universidad, pero me desilusionó demasiado y terminé dejando el camino del periodismo, aún no sé si definitivamente. 

Viajé fuera del país: durante mis años de la universidad me perdí demasiados viajes con mis compañeros, y tampoco hice muchos por falta de dinero en casa. Digamos que era una cosa u otra y la escuela fue primero. Así que poder pagarme un viaje fuera de México fue una de las grandes metas que logré y me hizo muy feliz. Espero este año conocer alguna playa de México. :) 

Cambié el rumbo laboral: me cayó el trabajo en la agencia de publicidad y acepté el reto a probar algo nuevo. Y salió mejor de lo que hubiera imaginado. 

Inicié la terapia psicológica: di el primer paso para deshacerme de tooooodos mis fantasmas del pasado y hasta los del futuro que tanto miedo me dan (otros me daban), tomo impulso para ser una mejor persona para el presente y para el futuro. 

Me reconcilié con Midori: seguimos trabajando en eso y, como dice Barney, esto será legen… espérenlo… dario.

El amor es también aprendizaje: mutuo y personal, hay que aprender a hacerlo, fue mi más grande lección. 

He ganado seguridad en mí misma: estoy feliz con ese avance y el reconocimiento que empiezo a darme. 

Un ser te puede robar el corazón rápidamente: como Guantes lo hizo conmigo y lo sigue haciendo. 

¡Vamos con tooooodos, gente! 

**** 
Tengo varios planes para este año que ya pondré en su momento en este blog. No se lo pierdan, estará bien bueno, o eso espero. 

sábado, 31 de diciembre de 2016

Fotopost: El 2016 en imágenes (Parte 2)

Ya vieron la primera parte del año que estuvo llena de cambios, de esos que eran necesarios para ser un poquito más feliz y, por supuesto, poder crecer y entender que todo lo que pasé fue por algo. En esta segunda parte, la podría catalogar como decisiva y -aunque vertiginosa- me hizo crecer como persona y trabajar por ser lo mejor de mí misma.

Venga deaí:

Julio.

El mes, prácticamente, iniciaba con esta delicia de chocolate con más chocolate cubierto de chocolate porque ¡Bruce, Bruce, Bruce! <3 

Empecé a comprarme vestiditos y empecé a ir a terapia, lo cual ha sido una de las mejores inversiones de mi vida. Lo juro. 
Cumplí mi primer año de noviazgo con este jovenazo :). Sí, bueno... ese día se vio opacado por una morra que hizo un borlote y puaj... no pasó a mayores y que siga la mata dando, amore mio. 
Me corté el cabello y me encanta cómo me siento así, es la mera comodidad de la vida.