martes, 31 de enero de 2017

Me cagan los sonideros (y le grité al chofer)

No tengo nada en contra de la música sonidera, al contrario, ahí pasé varias horas bailando y admirando los pasos más rimbombantes que una persona o personas puedan sacar o ver en sus vidas. Durante mi adolescencia escuché muuuuchos mixes de Sonido La Changa o Polymarchs o Condor, aprendí a bailar cumbia de forma chida ahí, también tuve a bien aprender pasitos "barrieros" de salsa, guaracha u otro género tropicalón, pero algo que nunca soporté (y sigo sin soportar) es que en una buena rola se pongan a hablar y la repitan y la repitan y no dejen bailar a gusto, ¡es lo más pinche desesperante del mundo!

Hoy mientras venía en el camión rumbo a casa, el chófer tuvo a bien quitar su reggaetón modersno para poner los éxitazos sonideros de la colonia (oh, sí, porque no bastaba con poner el ritmo sonidero sino hacia falta que fuera personalizado para sentir como en casa. Gracias por invitarnos a tu fiesta ¬¬), la serie de inconvenientes fueron: 1) el maldito volumen alto; 2) baja fidelidad de sonido (hasta para ser naco hay que tener estilo, digo yo); y 3) se la pasa hablando el tipo del sonido en toda la rola. Me desesperó mucho que no me dejara disfrutar de esa rola que me gusta (por si les interesa era El negrito de la salsa) y además me espantó el sueño...

Total que a la segunda rola, me enojé y le grité -cual frase de ñora de mi colonia- con finura y elegancia "¡oyeeee, bájale a tu escándalo, pinche sordo!". Refunfuñó algo, pero le bajó al volumen, no como esperaba pero al menos ya podía escuchar mis propios pensamientos.

No hay tos con sus rolas, me cae que no. Luego escucho algunas que tienen aaaaaaños que ni sus luces y hasta me emociono (porque chica de barrio, déjenme, bailo bien chingón). He aguantado la discografía completa de Los Temerarios, Los Acosta, Los éxitos 2016 de la guaracha, Wisin y Yandel, Romeo Santos, La Sonora Dinamita, Los Ángeles Azules, Los éxitos de ayer y hoy del rock en español, y hasta la programación de Amor 95.3 con repertorio de Yuri, Juan Gabriel y Flans, pero me cae que no soporto en lo absoluto las dedicatorias sonideras, que me interrumpan la rola, que me destrocen el sentimiento y que le quiten lo sabroso a la música. Con eso sí no puedo... *sniff*

Dicho sea de paso: odio a la Ruta 57 ¬¬


2 comentarios:

  1. Yo también me desespero cuando eso sucede. No sé qué beneficio le hayan a estar escuchando los saludos a don Filemón el de la Zapatería, o a doña Yoya con la que le anda poniendo a escondidas. Suena antitolerante y culebra de tu parte que les digas nacos, pero neta algo tienen atrofiado en sus cabecitas. Ya que nos la deje ir Trump, no merecemos el mundo. :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Serán kitsch? Jajaja, ya sé que es culebra nombrarles así, pero no encuentro cómo llamarles a tan amados seres serviciales de luz y amor en la ciudad.
      (Amé tu comentario).

      Eliminar